Carlos Navarrete, creador chileno: "La invención es como una energía que nos ilumina"

Para este ingeniero forestal, todo el proceso de solicitud y registro de la patente fue fundamental en su vida. "Lo más importante fue darme cuenta, sin querer, de que me estaba topando con algo que podría cambiar la vida a muchas personas de buena manera".

imagen foto_portada.jpg

El 26 de marzo de 2010, el ingeniero forestal Carlos Navarrete llegó desde Los Ángeles, Región del Biobío, al Instituto Nacional de Propiedad Industrial (INAPI), que en ese entonces estaba ubicado en calle Moneda 975. Este creador decidió registrar su invento, porque tal como él dice: "si la idea es buena y es propia, entonces se tiene algo importante que hay que desarrollar".

Su proyecto consistía en un bloque constructivo moldurado de madera sólida o reconstituida, que permite una mayor firmeza en la construcción de paredes. Pare ello incluye una perforación central, dos o más conductos laterales y dos o más sacados en sus caras opuestas, de manera de tensar la pared o pasar ductos de servicio. La solicitud de registro también incluyó el procedimiento de fabricación.

En términos simples, este elemento es apto para la construcción, especialmente de muros para viviendas. "Este bloque, debido a su diseño, presenta múltiples ventajas que lo acreditan dentro de las soluciones habitacionales más simples y de calidad: anti humedad, resistente a agentes xilófagos, retardante al fuego, y muy buenas propiedades ante eventos catastróficos tales como terremotos, inundaciones, tornados, entre otros. Además la vivienda es cálida y produce ahorros importantes en calefacción", explica el inventor.

Navarrete añade que cualquier persona podrá utilizar este invento, "debido a que hay distintos espesores de pared y es posible construir casas con paredes de 3" de madera muy económicas y competitivas. Asimismo, una vivienda con paredes de 4 - 5" quedan muy imponentes y ambientalmente insuperables".

Para el creador, todo este proceso fue fundamental en su vida y afirma que "lo más importante fue darme cuenta sin querer, de que me estaba topando con algo que podría cambiar la vida a muchas personas de buena manera. De cierta forma la invención es como una energía que nos ilumina".