Carlos Rubio Kinast, creador del Ecofiltro: "Al tener la patente, el creador está más tranquilo para desarrollar su tecnología"

Si bien el cerámico base ya está registrado en Estados Unidos, el emprendedor decidió solicitar la licencia de uso para Sudamérica y así transformar las actuales estufas hechas en Chile en catalíticas y súper eficientes. Sin embargo, no ha descartado proteger su creación con otros derechos de propiedad industrial.

Carlos Rubio junto a su socio Enrique Gottreux.
Carlos Rubio junto a su socio Enrique Gottreux.

El "Ecofiltro" es un dispositivo diseñado para hacer más eficiente la combustión de las estufas a leña, quemando el humo que genera la combustión y evitando así que sea liberado al ambiente. Con esto, logra disminuir hasta en un 90% la contaminación por material particulado, avance que le permitió a su creador recibir el premio Avonni 2012 Categoría Medio Ambiente entregado por la Fundación Foro Innovación.

"La idea se generó en la preocupación por la alta contaminación de los artefactos domiciliarios que usaban biomasa como combustible. Por eso buscamos un catalizador para usar en la fabricación de nuestras calderas y es así como creamos modelos catalíticos que son los únicos fabricados en Chile. Luego nos preguntamos por qué no hacíamos lo mismo con los artefactos a leña ya instalados para convertirlos en catalíticos, con una verdadera doble combustión y a precio accesible por todos. Así nació Ecofiltro", explica Carlos Rubio Kinast, impulsor de este proyecto que ya lleva tres años funcionando en el mercado.

Entre otros aportes, cabe destacar que el dispositivo reduce la contaminación de material particulado en un 90%, entregando vapor y CO2, economiza leña entre un 20% y 50% (dependiendo del artefacto y de la calidad de la leña), disminuye el riesgo de incendio debido a que quema toda la creosota (hollín), y el cañón permanece limpio. Además, aumenta la eficiencia energética aproximadamente en un 7%, por lo que se siente más calor. Todas estas características cobran aún más importancia en zonas donde la leña es el sistema de calefacción más utilizando, como en el sur de Chile.

Al momento de crear el Ecofiltro, lo primero que su creador intentó hacer fue patentarlo, pero no fue posible porque el cerámico ya estaba registrado en Estados Unidos, por lo decidió solicitar la licencia de uso para Sudamérica. "Sin embargo, el empresario de Estados Unidos me dijo que si a ellos se les hubiera ocurrido hacer el Ecofiltro se les habría facilitado el tema de cómo incorporarlo a las estufas. Ellos al final crearon las estufas catalíticas de un alto valor de comercialización, por lo tanto -desde nuestro punto de vista- lo nuestro sí es un invento, por lo que deseamos protegerlo con otros derechos de propiedad industrial", afirma Carlos Rubio.

Y añade: "Creo que al tener la patente, el investigador o creador del invento está más protegido para seguir desarrollando su tecnología o invento y que indudablemente trae consigo un mayor valor agregado y una enorme tranquilidad", concluye.

Carlos Rubio junto a su socio Enrique Gottreux.

Carlos Rubio junto a su socio Enrique Gottreux.